Poemas y cuentos

Octubre, 2011

Miércoles, 12 Octubre 2011 12:36:08 GMT

Canción para mi muerte

<ifm


rder="0" allowfullscreen></iframe>

Sui Generis surge de la fusión de dos bandas acústicas juveniles, que se hacían escuchar en los colegios de Caballito. Mientras cursaba la escuela secundaria, Charly García conoció a Carlos Alberto Mestre, «Nito». Junto a él y a Carlos Piegari, Beto Rodríguez, Juan Belia y Alejandro Correa formó Sui Generis, que, tras sufrir varias deserciones por diversos motivos (y en vísperas de un recital), quedó convertido en un dúo.

A pesar de que el estilo musical de Sui Generis descansaba en la voz de Nito, su alma mater fue Charly, creador de todas las canciones. Fue él quien transformó el sonido con la incorporación de nuevos teclados electrónicos, sintetizadores Moog, órganos Hammond, clavicordios Honner, hasta hacer desaparecer el sonido acústico de los comienzos.

Cuando Sui Géneris estaba por empezar con sus presentaciones, a García le llegó la llamada del servicio militar. Durante el segundo mes de servicio García insultó a un oficial; como castigo decidieron enviarlo al frío sur argentino, pero gracias a las influencias de su madre se salvó de ir y terminó en Campo de Mayo. Tiempo después, García debió ser internado en el Hospital Militar por un soplo en el corazón provocado por un tubo de anfetaminas de la madre. En una noche larga donde García pensaba que iba a dejar su vida en las manos de unas cuantas pastillas prescriptas compuso en pocos minutos Canción para mi muerte, el primer éxito de Sui Géneris perteneciente a Vida. Llegó a tal grado su desesperación por salir, que aprovechó el pedido de una enfermera de trasladar en camilla a un muerto hasta la morgue, y en lugar de llevarlo ahí fue con él hasta el casino de oficiales y pidió dos coca colas. El hecho motivó una investigación psiquiátrica que lo determinó bipolar con personalidad esquizoide y fue dado de baja en el ejército.

Pero Charly es un genio, las pruebas son muchas, su extraordinario talento se compara con los mejores músicos del planeta.

Canción para mi muerte

La historia de una vida,

sentenciada en cortas líneas,

algo tan anhelado: la libertad,

de tiempo,

de espacio,

de concepto

es el recorrido de nuestra vida por paisajes desconocidos

"Hubo un tiempo que fue hermoso y fui libre de verdad",

manifiesta el poeta

ese deseo de atesorar cosas gratas,

por ejemplo, los sueños,

situaciones, desventuras y aventuras,

pero es la sensación de amar la que nos marca definitivamente,

"guardaba todos mis sueños en cajitas de cristal. "

Es la extraña vivencia de madurar apresuradamente,

hasta un punto de no retorno al planeta,

nos miramos al espejo,

no somos los mismos,

y lo sabemos,

aunque seguimos mintiéndonos frente a él

diciendo que en realidad no hemos cambiado,

tratando de alejar ese mal pensamiento que nos abruma: envejecer

El poeta lo escribe magistralmente,
"Poco a poco fui creciendo,
y mis fábulas de amor
se fueron desvaneciendo
como pompas de jabón"

El amor como epitafio para una sociedad que se asfixia a sí misma,

una sociedad enferma,

que devora al ciudadano,

nos convierte en zombis,

objetos de compra venta,

tan aletargados y fríos,

a una caricia vital,

tememos al amor y a la vida, esa es la verdad y el concepto,

por eso el poeta afirma:

"Te encontraré una mañana
dentro de mi habitación
y prepararás la cama "

una última experiencia vital salvadora

nos aferramos a ella,

a esa posibilidad tibia como un rayo de sol,
Sabemos que debemos partir del planeta,

otros ya lo han hecho,

parece fácil, pero no lo es,


"Es larga la carretera
cuando uno mira atrás",

la vida como camino y carretera,

somos transeúntes activos,

de esta extraña sensación de viajar en colectivo.

El camino es tu vida,

poder observar como se pierde la monotonía aletargada en la distancia,

pero es tu piel la que se diluye sin perdón.

La vida como un cambio,

trascendencia monótona,

en pocas horas se ha ido tu tiempo debajo del sol

vas cruzando las fronteras sin darte cuenta quizás.

Ahora sí es importante lo que hagas de tu tiempo y espacio,

segundos quizás que parecen siglos, en una transición angustiante,

Debes hacer lo elemental para realizar esa proyección a lo desconocido

otros lo han hecho,

morimos por una costumbre de mierda,

con una extraña sonrisa

repitiendo la entrada a otros mundos,

tomando el pasamanos para apoyarte y realizar el despegue

El poeta lo afirma

Tómate del pasamanos
porque antes de llegar
se aferraron mil ancianos
pero se fueron igual.
Además

Quisiera saber tu nombre
tu lugar, tu dirección
si te han puesto teléfono,
también tu numeración.
Te suplico que me avises
si me vienes a buscar,
no es porque te tenga miedo,
sólo me quiero arreglar.
Lo que si estoy seguro, me lo dice mi corazón y mi piel es que:

Te encontraré una mañana
dentro de mi habitación
y prepararás la cama
para dos.



En: No Categorizado
Permaenlace: Canción para mi muerte
Comentarios: 0
Leído 1932 veces.


Página 1 de 1. Total : 1 Artículos.

Sergio Delgado

Venezuela

Mi perfil Completo


Octubre, 2011

Mis enlaces

Buscar



Blog Gratis para humanos.